""

viernes, 30 de abril de 2010

Castell-monestir d'Escornalbou.

Viernes, festivo de libre elección de los colegios, de esos que tanto gustan a los padres. Me prometí una jornada de relax y lo cumplí a medias. En la cama hasta las 11:30. A las cinco de la tarde estaba como león enjaulado y decidí acercarme a Escornalbou para compartir con mis amigos unas cuantas piedras más. Se trata de un lugar que me trae buenos recuerdos.  
Dicen, quienes de ello saben, que el castillo se construyó sobre una fortaleza romana y se encuentra documentado desde 1153.
"Centro de una amplia baronía, el castillo como la iglesia de Sant Miquel, fueron feudo de los agustinos hasta 1574.
Posteriormente, pasó a los franciscanos que permanecieron hasta el 1835. En la primera década del s. XX fue adquirido por el Sr. Eduard Toda que lo restauró y reconstruyó libremente. Allá reunió interesantes colecciones de grabados, cerámica y objetos de toda clase, así como una notable biblioteca. Los elementos más notables del conjunto son la iglesia románica (s. XII-XIII), los restos de la sala capitular y del claustro, así como la vivienda del Sr. Toda, cuidadosamente reconstruida la visita de la cual nos permitirá observar cómo era una casa señorial de principios del 1900. Desde los arcos del claustro y, en especial, desde la ermita de Santa Barbara, situada a la cumbre del conjunto se puede divisar una de las mejores vistas de las comarcas tarraconenses".  (fuente)

"El nombre de Escornalbou deriva del latin cornus bovis, que significa "el cuerno del buey". La mansión señorial que vemos hoy en día es el resultado de la unión de un monasterio y un castillo. El castillo fue construido sobre los restos de una fortaleza romana, mientras que el convento data del siglo XII, el cual fue ocupado por los franciscanos colectas en el siglo XVI. Durante la Guerra del Francés el monasterio fue objeto de un saqueo, y el 1835, durante la desamortitzación de Mendizábal, los franciscanos hubieron de abandonar definitivamente Escornalbou. Posteriormente el complejo fue ocupado alternativamente por las fuerzas liberales y las carlistas, hasta que el vicecònsul de Inglaterra en Tarragona lo adquirió y convirtió la iglesia en corral y el castillo como casa del pastor. Finalmente, Eduard Toda lo compró el año 1910 e inició su reconstrucción que culminó el año 1924. Dos años más tarde lo vendió al Obispado de Tarragona, el cual, a su vez, lo vendió a la familia Llopis de Reus. Actualmente el edificio es propiedad de la Generalitat de Catalunya."  (fuente)

Esto es lo que pude captar  














Una de las cosas que no recordaba: El impacto ambiental, paisajistico y sonoro, de las nuevas fuentes de energía. Aun así las prefiero a sus vecinas de territorio.


5 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Tendrias que decirme por donde cae el castillo,para planificar visitas.Un saludo y una pena que estuviese cerrado

Logio dijo...

No está mal lo captado pero al que madruga....

Dean dijo...

Preciosos paisajes, lo anotaré para una visita futura.
Un saludo.

Cèlia dijo...

El vaig visitar l'estiu passat i tens tota la raó, és molt interessant tant en l'aspecte paisagístic com històric!

Lorena dijo...

¡Precioso Fermin!

Publicar un comentario