""

lunes, 21 de junio de 2010

La década de los setenta.

El año 1975 marcaría de forma vital el resto de mi vida. Una invitación a pasar una temporada, un trabajo con el que no contaba, un encuentro casual, una conversación sobre mi origen geográfico, un flechazo... y todo lo vivido hasta el momento dejó de tener importancia. Nunca me arrepentí, ni sentí esa nostalgia del terruño que muchos sienten. He sido, y soy, razonablemente feliz en el lugar que el destino me reservó. A pesar de ello hoy estoy nostálgico. Nostálgico de aquellos días en que, con veinte años, nos enamorábamos veinte veces por segundo. Y es que las redes sociales también; en ocasiones, nos muestran imágenes, con nocturnidad y alevosía,  de aquellos/as que compartieron nuestros días de amor y rosas. Gracias José Antonio (sobrino) y Cristina (hija) por confirmar que mi memoria visual funcionó a la perfección, en esta ocasión al menos. A pesar de los 35 años transcurridos.




La imagen la recogí de aquí.

8 comentarios:

El tejon dijo...

Que me vas a contagiar.

fermin dijo...

Pues las nostalgias viajan de cerquita de tu casa. Cudon.

Logio dijo...

¿Nostalgia?... Será el cambio de estación.

Juan Nadie dijo...

Nostalgia... Hasta la palabra es bonita.

Moisés P. dijo...

jejejeje, me encanta¡¡¡¡ y qué bonita es la nostalgia...

Amio Cajander dijo...

el anuncio de Renfe... superior!!!

Carzum dijo...

Ay, me encanta Fermín. Vale, yo en los setenta, no andaba por los guateques, para qué nos vamos a engañar. De hecho, yo ya viví más el pop de los 90. Pero soy superfan de esta música. Me ha encantado. Abrazos ;-)

fermin dijo...

Es increíble los recuerdos que una imagen en la red puede suscitar.
Amio tu de eso debes saber un montón. Recuerdo ese anuncio, baya si lo recuerdo.

Publicar un comentario