""

jueves, 24 de diciembre de 2009

Otras tradiciones navideñas.


Quedé un poco sorprendido de que la tradición catalana del Tió de Nadal fuese tan poco conocida por mis habituales. Tal vez porque hace ya tantos años que es  él quien trae los regalos más importantes de estas fechas, en casa, di por sentado que su magia era más conocida. Cierto es que se sale un poco de la tradición que venga tan cargado de regalos, lo suyo son los dulces, pero es que así ellas tenían toda las fiestas para disfrutar de sus regalos, sin necesidad de esperar a los Reyes y de paso me cargo al gordo de la barba que todo lo invade. Si amigos, hace años que le declaré la "guerra incruenta"  a ese personaje venido de los fríos de Laponia, cuya tradición poco o nada tiene que ver con nuestra cultura peninsular. Nuestra cultura peninsular alberga otras tradiciones más propias, bastante en desuso por lo que intuyo.


Así, por ejemplo, el Olentzero u Olentzaro es un personaje de la tradición navideña navarra. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares de Navarra, Guipúzcoa , Vizcaya y Álava, cuyo origen parece estar en la zona de Lesaca. El Olentzero es un carbonero que se representa como un hombre grueso, desarrapado, manchado de carbón, de buen comer y borrachín.





En Cantabria, para mi sorpresa, tienen el Esteru.  El Esteru es un personaje navideño originario de Cantabria.
Se trata de un leñador perteneciente a la mitología cántabra que durante el día de Navidad lleva regalos a los hogares de la región. Se ha recogido documentación sobre esta creencia en lugares de Cantabria como Cobijón (Udías) y Ruiseñada (Comillas), municipio este último donde el Esteru goza de gran popularidad y aparece todos los años en su Cabalgata de Reyes, sobre todo en los últimos años del siglo XX y primeros del XXI. Es por tanto, junto a las anjanas, uno de los símbolos más representativo de las navidades en Cantabria. También en pueblos de Asturias, como en Llanes, hay constancia de esta leyenda.





Y como no, en Galicia tienen El Apalpador, también conocido por el nombre de Pandigueiro, es la figura mítica de un carbonero que según la tradición de la Navidad gallega vive en las montañas del este de Galicia (el Courel, Terra de Trives, el Bierzo) y que baja la noche del 25 de diciembre a tocar el vientre de los niños para ver si han comido suficientemente durante el año, dejándoles un montón de castañas, eventualmente algún regalo y deseándoles que tengan un año nuevo lleno de felicidad y comida.

 
Desconozco si en otros lugares peninsulares existen tradiciones similares. Estas, por lo que veo, tienen mucha relación con la celebración del solsticio de invierno. Como veis, bastante donde escoger.

Fuente: Wikipedia 
De las fotografías:  Esta, esta y esta

11 comentarios:

jose dijo...

Muy interesante entrada, Fermín.
Felices Fiestas!

Josete dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada Fermín, ya sabes que me encantan las tradiciones y más las navideñas.
Espero que pases una feliz noche buena en familia.
Feliz Navidad.

El tejon dijo...

Nunca te acostaras sin saber una cosa más.Conocía al caga tió y no tenía ni idea de el "esteru".Imperdonable.

Logio dijo...

Pues servidor no conocía a ninguno y vergüenza me da.

Anderea dijo...

Yo no sabía que Olentzero fuera de Lesaka. Pero ya ves, de nuevo la relación entre navarros y vascos. Que dicen que éramos todos vascos. Desde luego Olentzero no suena a castellano ni a latín.

Del Esteru y el Apalpador no tenía noticia. Gracias, Fermín.

¡Y otra vez buena fiesta! Un abrazo.

Amio Cajander dijo...

El apalpador se puso (lo pusieron) ultimamente de moda, pero creo que su lugar de origen estuvo circunscrito a un área muy pequeña en las montañas... en el resto creo que es tan propio como el señor gordo de rojo.

Sea con unos u otros que ustedes lo pasen bien.

Juan Nadie dijo...

¡Feliz Navidad! Veo que estás bien informado.

Max Birrax dijo...

Feliz Navidad para tí, para los tuyos y para todos los que aquí nos reunimos. ¡Un abrazo!

LOLI dijo...

seguro que hay muchos más, recordemos que la iglesia fue recogiendo muchos mitos para tener más adeptos.felices fiestas de una asturiana algo novata por estos lares

Morgana dijo...

Me ha resultado muy curioso ver que entre el Olentzero, el Esteru y el Pandigueiro hay bastantes similitudes. Muy interesante esta entrada.
Besos

Dean dijo...

Que vengan los gordos de rojo, o los leñadores o carboneros y enseñen a compartir a las gentes en esta y en todas las épocas del año.
Un abrazo y mis mejores deseos para ti y tu familia.

Publicar un comentario