""

viernes, 19 de septiembre de 2008

Josep Manel


El Josep Manel era un chico de diecinueve años, que justo empezaba a vivir. Ex alumno de la Escola Enxaneta y vecino. El miércoles pasó a ser un número más en las estadísticas de fallecidos en accidente de trafico. Las circunstancias del suceso ahora son lo de menos. Hoy sus amigos y compañeros de escuela le daban el último adiós. Sus caras llorosas, sus camisas negras, su desconsuelo, impresionaban.
Uno más de los tristes momentos que día a día nos depara la carretera.
Si bien parece, según se desprende de los informes de la DGT, que la tendencia es a la baja, no es menos cierto que la sangría sigue siendo importante.
En el verano de 2008, julio y agosto, se registraron 391 accidentes mortales en carretera (73menos que en 2007) y 450 muertos, 89 menos que en el verano de 2007.
Desde primeros de año hasta el 31 de agosto de 2008 se registraron 1.502 víctimas mortales en carretera, cifra que significa un descenso del 18% respecto del año anterior, esto es 335 muertos menos que en 2007.
Ante estas cifras uno se pregunta si las campañas de sensibilización cumplen su objetivo entre los jóvenes. Si hacemos caso de las estadísticas parece que si, que entre ellos parece estar funcionando, aunque aun es insuficiente:
Todos los grupos de edad han descendido en el pasado verano respecto del anterior, excepto los de 45 a 54 años, que es el grupo de edad que respecto de 2003 menos ha descendido.
Los más jóvenes, presentan un continuado descenso en los veranos del periodo 2003-2008.
En cuanto a los factores concurrentes en la siniestralidad, parece que la distracción es la causa mas generalizada:
En el 19% de los accidentes mortales de verano (75 accidentes), la velocidad era uno de los factores concurrentes, en el 24% de los casos (95 accidentes) la infracción a norma de circulación, y en el 46% de los casos se apreció como factor la distracción (180 accidentes).


6 comentarios:

m4n010 dijo...

La cantidd de vidas de chavales que se lleva la carretera es impresionante.
Desconozco los números de muertos de otros países, pero dudo que haya muchos que lleguen a los nuestros, será porque aquí vamos todos de Fitipaldis.

Saludos.

neruda dijo...

La estadística es espeluznante por mucho que haya descendido. Cuando empezó la normativa de restar los puntos del carnet, daba la impresión de que los conductores habían tomado alguna conciencia, pero creo que todo ha vuelto a ser como siempre: un auténtico peligro salir a la carretera.

Cèlia dijo...

Ahir mirava uns foto de la meva filla a final de curs de P-3 disfressada de rateta agafada de la mà del Josep Manel de gatet... són moments de molt de dolor per als pares...

Jaume Pros dijo...

Quina merda. I que fràgil que és la vida! Fa pocs uns anys va morir un amic del meu germà en un accident, també amb 19 anys. Mon germà anava al cotxe del darrera. Imaginat. Va ajudar a treure els ferits d'entre la ferralla. Quin drama per a tothom, però sobretot pels pares. No crec que mai ningú no es pugui recuperar d'un cop com aquest.

Aquest no és el post més adeqüat, ja ho sé, però volia dir-te que al meu bloc hi ha una nova entrada dedicada a tu, a mi i a molta altra gent: http://jaumepros.blogspot.com/2008/09/keleden.html

Eulogio dijo...

¡Joder Fermín!, ¡Menuda racha!

Campurriana dijo...

Lo siento mucho. Realmente es duro sumergirse en los números y encontrar de cerca los dramas personales.

Aquí en Galicia siguen existiendo muchos puntos negros y no hay que olvidar que no siempre la culpa es de los conductores...Realmente las carreteras españolas esconden verdaderas trampas mortales y quién debe solucionarlo se escuda tras el comportamiento humano del que lleva el volante.

Señales tapadas por la vegetación, cruces donde debería haber rotondas, baches, falta de iluminación, falta de señalización...
Por favor, inviertan ustedes donde realmente tienen que invertir.

Publicar un comentario