""

martes, 1 de julio de 2008

Símbolos


Ahora que la "marea roja" va remitiendo, me voy ha atrever con un tema en el que seguramente no contentaré ni a Tirios ni ha Troyanos, pero es mi opinión.
Me hubiera gustado tener la capacidad de síntesis de Jaume, a quien por cierto deseo una rápida recuperación, para poder expresar con claridad el porqué de mis afirmaciones.
Me pregunto con frecuencia como es posible que en Cataluña, mucha gente, no tenga la percepción de que los símbolos del estado sean los que nos representan a todos, independientemente de en que lugar del estado vivamos.
Tanto la bandera como el himno actuales no han variado gran cosa con los que representaban al anterior régimen. De la bandera desapareció el escudo del aguila con el yugo y las flechas. El himno, si no voy herrado, es exactamente el mismo. Esto, que para algunos ya les esta bien, para otros es una afrenta, un recordatorio de un régimen que siempre pisoteó derechos históricos y lingüísticos tan antiguos, como mínimo, como el concepto España.
Seguramente, en aras de un reconocimiento de mínimos, en el periodo pre constitucional no se pudo hacer nada para abordar reformas más a fondo de estos símbolos, que les hubiesen dado una dimensión diferente, para ser sentidos como propios par parte de una mayoría. Abordar en estos momentos una discusión, con el con el objetivo de revisarlos, no creo que fuese posible, (en un futuro, si se consiguiese un clima de serenidad suficiente, podría ser interesante). Se palpa una crispación en el ambiente; cada vez que sale a discusión temas como las banderas que han de presidir los edificios públicos, el idioma en las aulas, la representación deportiva en competiciones internacionales de las diferentes naciones, nacionalidades o como cada uno quiera llamarlas, que lo imposibilita. Y esto genera polémica siempre fuera de los territorios de las autonomías llamadas históricas, yo al menos, nunca noté que esto fuese un tema fundamental en Valls. Y, ¿quien es el responsable de tal situación? Sin duda el Partido Popular con sus rancias campañas, en pro de un nacionalismo casposo y excluyente de todo lo demás, algo tenga que ver. Algunas afirmaciones y actitudes de esta gente me han hecho sentirme cada vez más incomodo a la hora de definirme como español. Prefiero decir soy Cántabro y vivo en Cataluña. No quiero que nadie me identifique con esa España. Me han robado la nacionalidad estas actitudes.
También tienen mucho que ver con la crispación las actitudes violentas, en grado máximo, que algunos utilizan, (ETA), para reivindicar mayores grados de "soberanismo". Aunque no me definiría como independentista, mi opción seria la federalista, creo en el derecho de todos los pueblos a decidir que quieren ser y como organizarse, siempre que se haga por la via pacifica y democrática. En fin... no se si interesaran a alguien mis diatribas pero... es mi bitacora y escribo aquello sobre lo que reflexiono.

Foto: Valls Digital.com

2 comentarios:

Cèlia dijo...

I encara més, el meu rei hauria de parlar la meva llengua perquè em pugui entendre. És més intel·ligent que jo i té accés a més cultura que jo. Sap moltes llengües, i les del seu país?
Potser no tinc representació reial...
El meu president hauria d'entendre la meva llengua, hauria d'entendre que jo tinc la meva llengua (tan antiga com la seva i amb el mateix origen)i hauria de protegir-la perquè no es perdés. Hauria de poder anar per la resta del territori i m'haurien d'acollir amb qualsevol llengua, segur que ens poden entendre sense violències o estridències.
Potser no és el meu president...
"... El poble és el meu esforç i el nostre esforç,
és la meva veu i la vostra veu..."
M. Martí i Pol

Pedro dijo...

Derribar las frontera debería ser el objetivo común. Eliminar símbolos, himnos, y cualquier otra cosa que trate de diferenciar a un ser humano de otro. Todos deberíamos aspirar a ser ciudadanos del mundo, y nada más. Pero esta es sólo mi opinión.
Me ha alegrado mucho tu visita, me ha permitido conocer la bitácora tan interesante que tienes. Estaré por aquí cerca.
Un saludo.

Publicar un comentario