""

domingo, 10 de agosto de 2008

Maria Soliña.

Hay músicas que a uno, por un motivo u otro, le llegan al alma. Si ademas van acompañadas de un gran texto, escucharlas se convierte en un placer difícil de transmitir a los demás.
En esta categoría se encuentra esta "María Soliña"; poema del escritor gallego Celso Emilio Ferreiro y musicado, entre otros, por Calos Nuñez. La escuche por primera vez en la voz de Maite, mi hija mayor, mientras ensayaba para su espectáculo de "Contes y Llegendes". Quedé prendado al momento.
Parece que en la historia hubo alguien así denominado. En la web del ayuntamiento de Cangas podéis encontrar la historia completa. Os dejo el primer parágrafo para abrir boca.

Entre 1619 e 1628 numerosas mujeres de Cangas fueron juzgadas por el Tribunal del Santo Oficio (Inquisición) por supuesta "bruxería". Hoy en día sabemos que aquellas desgraciadas, que acabaron confesando atrocidades a la fuerza de espantosos tormentos, fueron en realidad víctimas de una invención de los inquisidores. La "caza de bruxas" estuvo directamente provocada por el empobrecimiento general que siguió la invasión turca de 1617. La pequeña nobleza vio descender sus riendas de hecho alarmante, por lo que busco por todo los medios los recursos necesarios para mantener su nivel de vida. La Inquisición, integrada casi exclusivamente por miembros de este grupo social, fue un eficaz medio para logra su propósito.
Este fue el caso de la más famosa de las supuestas "meigas" de Cangas, o por lo menos la que más trascendió de su tiempo, inmortalizada en cantares como el que dice: "Ay que soliña quedaches, María, María Soliña". Esta cantiga parece indicarnos que las gentes la recordaron, mas que como maléfica y perniciosa bruja, como una pobre y desgraciadísima mujer, reflejo de todos los sufrimientos del pueblo.

Existen numerosas versiones de la canción, pero a mi la que más me gusta es esta que os propongo, por ajustarse más a lo que de mi hija oí.

3 comentarios:

Eulogio dijo...

Ella es por aquí la representante por excelencia de la injusticia del poderoso sobre el humilde. De bruja nada.

toni1004 dijo...

Hay que recordar este tipo de cosas para que nunca más vuelvan al presente de nuestra historia. La religión, en cualquiera de sus facetas visibles, siempre ha influido negativamente en la humanidad.

Solo la buena fe del que cree y actúa por medio de su fe sin incluir en su movimiento a ninguna institución hace un favor a la religión.

La inquisición es algo de lo que todos nos deberemos avergonzar durante toda la eternidad. Y para apreciar qué significó la inquisición de verdad recomiendo una pelicula Española (que nunca me gustan, epro esta vez si) llamada Fantasmas de Goya.

Impresionante

senovilla dijo...

Bueno es saber nuestra historia amigo, nos hace recapacitar sobre las miserias del ser humano.

Saludos.

Publicar un comentario