""

viernes, 29 de agosto de 2008

El verano del 2008

Y otros conserje, ¡que grande eres faro!

Se acaba el verano y con el las vacaciones. El lunes día uno, vuelta al cole, al uniforme la corbata y la rutina. Ha sido un verano atípico; mañanas y algunas, pocas, tardes, echando una mano en el refugio de la parejita. Muchas, ¿demasiadas?, horas viajando de casa de un gallego a casa de un navarro y de este a un valenciano, y a un sevillano y a trabes de ellos a un sin fin de gentes que me han aportado variaciones de como entender la vida. Muchos cántabros a través de la ventana que siempre deja abierta otro cántabro. He viajado de su mano por esto que llaman "piel de toro," me he obligado ha conocer lugares a los que nunca se me hubiese ocurrido asomarme. En pocas palabras he aumentado mis conocimientos. ¡Hasta me he atrevido a explicar historias!, que atrevimiento para un tímido como yo.
Aquel 28 de junio me abrió un montón de puertas, de las que ya no podre prescindir, el problema será el tiempo. Hasta el día 15 que aparecerán en escena los "galifardeos" con sus mochilas, serán seis horitas por la mañana, pero después este lugar solo abrirá de siete a diez de la tarde. Puede parecer mas que suficiente, pero si quiero seguir explicando, y quiero, alguna de mis majaderías y continuar haciendo preguntas estúpidas a mis amigos lectores, para mi será justo, el ejercicio de escribir, para este torpe, tiene sus tempos.
Lo que mas grabado va a quedar en la memoria de este verano van a ser, y perdónenme los arriba mencionados, las largas horas pasadas junto a mi maestrilla, las conversaciones sobre lo suyo y lo mio, sobre lo nuestro. Es justo ahora que ha decidido que ya sabe volar sola, cuando más tiempo hemos pasado juntos desde que tenia doce o trece años, eso a hecho que no me haya dado cuenta de que ya voló del nido. El otoño se presenta crudo, será el momento de sentir su falta.
Hoy ha conocido el destino donde ejercerá su vocación de enseñante los próximos meses, la bonita población de La Riba, lugar que ha elegido para vivir, si las hay con suerte.
Siempre me preguntaba como iba a reaccionar cuando la muñequita decidiese dar el salto hacia el resto de su vida, y aun no lo se. Suerte que siempre nos quedará Alba, pero... ¿por cuanto tiempo?
C'est la vie mon ami, creo.

6 comentarios:

senovilla dijo...

Es la vida amigo mio, pero que vida tan bonita ¿no crees?.

Ella comenzará su independencia como tú hicistes en tu tiempo, pero siempre la tedrás ahí.

Que tenga mucha suerte y sobre todo que sea feliz, que siempre te tendrá a tí para ayudarla en eso.

El Otoño pasará largo amigo, pero seguro que aunque con melancolía estarás muy contento y orgulloso.

Saludos

JP dijo...

Gracias por acordarte de este cántabro que ha pasado el verano "anclado" en la tiurruca. Pero no olvidemos que hasta el 21 de septiembre es verano, y otros veranos llegaran.

Salud y hasta pronto,

JP

Jimmy dijo...

Gracias por la mención Fermin. Tu también formas parte de La Cuadrilla, por supuesto.

fermin dijo...

Si Senovilla es una suerte verlos crecer, en lo físico y en lo psíquico, por eso cuesta tanto cuando se van.

senovilla dijo...

La edad amigo, que no perdona y ahora tenemos que ir viviendo lo que vivieron nuestros padres.

Saludos.

neruda dijo...

Bonito resumen de tu verano.... y en cuanto a lo de tu "maestrilla", no te preocupes, como alguien me dijo una vez nuestra tarea es coserles unas alas grandes y fuertes para que, llegado el momento, puedan volar. Seguro que tú lo hiciste muy bien y ahora, a esperar el resultado... Un beso.

Publicar un comentario