""

jueves, 5 de junio de 2008

Nit de Premis

Revueltas andan las cosas entre el ayuntamiento de Valls y la principal entidad cultural de la ciudad, L'IEV (Institut d'Estudis Vallencs). El desencadenante han sido los incidentes de la pasada "Nit de Premis". Parece que una vez más la alcaldesa, Dolors Batalla, no ha encajado bien las criticas. Bueno, ni bien ni mal, simplemente no las admite.
Todo el conflicto se genera a partir de la retirada del galardón, premio a la mejor idea joven, que otorga el Consell Comarcal, concedido por el jurado y anunciado a la prensa, y luego retirado, a instancias de la presidenta del Consell Comarcal del Alt Camp, Carmen Mansilla, mano derecha de Batalla en el consistorio vallense. El argumento dado, por parte de la administración comarcal, es que la candidatura de la entidad juvenil AJV (Asamblea de Joves de Valls), no cumplía los requisitos de la convocatoria.
Como era de esperar, la AJV, preparó una movilización de protesta, llevada a cavo, antes y durante el acto de entrega de premios, llegando a pedir la dimisión de la presidenta del Consell Comarcal, con la connivencia de la entidad juvenil finalmente premiada. Este hecho provocó que la alcaldesa montase en cólera y se negase a entregar mas premios a los galardonados, y según me cuentan, "fuentes generalmente bien informadas", culpase de todo lo ocurrido al presidente de L'IEV. Como consecuencia de todo ello el presidente de L'IEV deja la fundación ciudad de Valls de la cual es patrón y, el propio IEV, declina participar en la organización del evento en futuras ediciones, informa hoy, Diari de Tarragona
Es curioso pero este episodio, que se asemeja mas una rabieta de criaturas que, a un episodio de la vida social y política, me haya sacado de la apatía con la que miro los acontecimientos de mi ciudad, desde hace algo más de un año.
No es nuevo que una metedura de pata, de su mano derecha, lleve a la alcaldesa a una situación comprometida, (enemistarse con una entidad como L'IEV no es moco de pavo).
Así pues, parece que el fichaje estrella convergente para las elecciones municipales del 2003, les esta dando unos buenos dolores de cabeza. En la pasada legislatura metió al equipo de gobierno en un callejón sin salida, con el tema de las contrataciones de personal anteriores a su mandato, y que la alcaldesa defendió con uñas y dientes, destituyendo incluso a su concejal de personal, (para luego tener que abandonar el tema, después de haber gastado un buen puñado de Euros en informes que dejaron bastante que desear). Veremos en que acaba la actual situación provocada por la Mansilla.
A todo esto, ¿qué dicen los socialistas?, socios de gobierno de Batalla en el ayuntamiento. De momento mutis por el foro, que diría el otro. Esperemos los semanales de mañana para ver si hay reacciones. En fin...

3 comentarios:

"Tati-Pagès-Soulbizarre" dijo...

benvingut al blog verdiroig.blogspot.com , estem preocupats també per trobar el nord, volem que ICV sigui el que des de la seva fundació va voler i que ara no s'enten...parlem-ne, fem xarxa i decidim...segueix els debats del nostre blog. Gràcies.

Cèlia dijo...

El poble de Valls en pes estem que no podem entendre una reacció tan infantil i poc madura per part d'una alcaldessa, persona que ens hauria de demostrar més enginy i serenor davant les crisis i les dificultats. Ara que vénen temps d'eufemismes (sí, això que utilitzen Solves i Zapatero per no dir aquesta paraula tan lletja), què hem de fer la gent del carrer? ens posem a cridar com a criatures per por de quedar-nos sense el pa de cada dia?
No crec que hagi de dimitir el president de cap entitat. Calia haver actuat amb intel·ligència des d'un primer moment, no?

Joan dijo...

quan no es té talla política i l'únc objectiu que tens en la vida és manar (que no liderar) fas coses com aquestes. A l'ajuntament de valls manen, però no lideren. Ostenten el poder, però no el gestionen. No pensen en la ciutat, sinó que l'usen per enaltir els seus egos. No tenen nivell ni tenen moral, que encara és pitjor. I a més a més, com la majoria de polítics del país, encara pensen en urbanismes i infraestructures de mitjans del segle vint. Algú, com el nen del conte, els hauria de dir que van despullats, i que ja som al segle 21, i que les solucions per al segle 21 són unes altres. Què es pot esperar, però, d'una gent per a la qual no importen els medis per tal d'ostentar poder?

Publicar un comentario