""

martes, 9 de diciembre de 2008

Teresa


Hoy los colegios en Valls hacen uno de esos días festivos de libre elección. Por ello estoy de fiesta, que no de celebración.
Tras 28 años de convivencia, este 9 de diciembre, hemos llevado a la señora Teresa a su nuevo hogar. No ha sido fácil tomar la decisión, pero era inevitable. Su grado altísimo de dependencia así lo requería. Los últimos años no han sido fáciles, sobre todo para Tere. El grado de sacrificio que representa tener a una persona mayor en casa, es lo de menos, se asume, el problema llega el día en que te ves incapaz de atender sus necesidades de forma adecuada. Para quien no ha tenido, o no conoce este problema, solo decir que implica un estado constante de tensión las veinticuatro horas del día, cosa para la cual no estamos preparados, ni nuestros hogares disponen de los elementos necesarios. Vas improvisando a medida que van surgiendo las necesidades, esto en cuanto a los elementos físicos, que serian los de mas fácil solución. Pero está el elemento psicológico, para el que tampoco hay preparación, cierto es que los servicios sociales realizan cursos para familiares con personas dependientes a su cargo que, siendo de gran ayuda, tampoco son la solución definitiva.
Ha sido posible encontrar una solución adecuada para la "iaia" gracias a la controvertida ley de la dependencia. Es evidente que el dicho de mi pueblo: "cada cual cuenta la feria como le fue", en nuestro caso se hace realidad. Solo podemos decir que esta ley, a nosotros, nos ha ofrecido un abanico de posibilidades, para dar solución a nuestro problema, eficaces. Bien aconsejados y atendidos con una gran exquisitez, por quien de estos temas se encarga en los servicios sociales de Valls, (gracias Esther), concluimos que por el bien de las Teresas, madre e hija, la mejor solución era la de un hogar especializado, es decir, una residencia geriátrica. Y todo esto se ha solucionado en un tiempo aceptablemente corto. Nuestra solicitud de reconocimiento del derecho fue entregada en marzo del 2008, a principios de noviembre eramos citados en los servicios sociales para comunicarnos el grado de dependencia reconocido y estudiar las posibles ayudas, hoy, nueve de diciembre, hemos concluido el proceso. Seguramente la ley mencionada tenga muchas lagunas y seguramente tenga problemas de aplicación, pero la gran bondad de esta, es el reconocimiento universal al derecho a la mejor atención, a las personas dependientes, sin que sus posibilidades económicas sean un problema.

9 comentarios:

Eulogio dijo...

Es un tema difícil Femín, muy difícil.
Si has leído entre líneas últimamente en mi blog te habrás dado cuenta de que mi madre está entrando en esa dura etapa de la vida en la que depende de otra persona para cada vez mas cosas.

La decisión que habéis tomado seguramente habrá sido de todo menos fácil.

Un abrazo.

Cèlia dijo...

Penso que ha estat una bona decisió. Quan s'arriba a una forta dependència, és el millor per a totes les parts. Notareu una millora en la qualitat de vida i ella, una millor assistència! I el carinyo no el perdrà, segur!

darkmanburt dijo...

Que te digo querido amigo, tomar una decisión de esas es muy dura, por desgracia la conozco. Pero hay que atender al enfermo de la mejor manera y la familia puede darle mucho cariño y amor e intentar cuidarla bien, pero los profesionales son quienes mejor pueden atenderlas y darles los cuidados necesarios.

Un fuerte abrazo.

Carmen dijo...

Supongo que una dura decisión, pero sin duda alguna será lo mejor para la "iaia Teresa"

Besos y buen miércoles

Anderea dijo...

Gracias por hablar de esto, Fermin.

Max Birrax dijo...

Estoy de acuerdo con los demás, es una decisión muy dura, pero será la mejor para todos. ¡Animo y un abrazo!

Anónimo dijo...

L'article m'ha agradat molt.

Balovega dijo...

Animo amigo, ya veras como todo se soluciona... un abrazo y feliz fin de semana

Amio Cajander dijo...

Se de lo que hablas.
Se de ese punto a partir del cual todas las soluciones son malas. Y todas las decisiones duras.
Creo que habéis optado por la solución menos mala para ella y para los que seguro estábais perdiendo la salud cuidándola.
Y me alegra saber que a veces alguna ley vale para algo.

Publicar un comentario